Neutrófilos: un hallazgo permite saber cómo manejar determinadas enfermedades

Investigadores y científicos del Centro Nacional de Enfermedades Cardiovasculares (CNIC) han descubierto un mecanismo que tiene lugar cuando el sistema inmunitario se descontrola ante ciertas enfermedades.

El hallazgo, publicado en la revista Nature Inmunology, podría tener importantes repercusiones sobre ciertas enfermedades tales como el infarto de miocardio, el ictus o algunos procesos inflamatorios agudos que debutan en enfermos crónicos.

Neutrófilos (en verde) infiltrando un pulmón dañado. / CNIC

Cuando el sistema inmune funciona se evitan todo tipo de ataques que recibimos de organismos patógenos que causan enfermedades y diversos tumores, si bien, cuando las células inmunitarias provocan un exceso de celo, pueden atacar al cuerpo y con ello, dañar tejidos sanos, tal y como explica uno de los investigadores de este estudio.

Por ello, se ha reconsiderado la función de los neutrófilos que no son otra cosa que células inmunitarias que responden ante una amenaza. Estos, que de por sí, son muy destructores, se activan en un momento y pueden dar lugar a situaciones comprometidas en enfermos. Por ejemplo, las funciones antimicrobianas de los neutrófilos están promovidas por un ‘armamento defensivo’ de proteínas almacenadas en gránulos y por la formación de trampas extracelulares de neutrófilos (NETs), sin embargo, la naturaleza tóxica de estas estructuras representa una amenaza para tejidos muy vascularizados, como por ejemplo, los pulmones.

Dichos hallazgos muestran que los neutrófilos poseen un sistema que, de forma natural, disminuye paulatinamente su capacidad tóxica a lo largo del tiempo y según envejecen se van desarmando antes de perjudicar a los tejidos sanos. En algunas enfermedades se ha comprobado que dañan más o menos en función de si sucede durante el día o la noche; (de ahí, que en ocasiones existan diferencias clínicas).

Esta investigación acerca del papel de los neutrófilos, podría tener importantes repercusiones en el mundo de la salud, dado que una vez que se ha aprendido cómo funciona el proceso de manera natural, se aprende a tratarlo para controlarlo y con ello, obtener un beneficio clínico, asegura Aroca, otra de los investigadoras.

Los neutrófilos ayudan a combatir infecciones porque ingieren los microorganismos y segregan enzimas que los destruyen. Un neutrófilo es un tipo de glóbulo blanco, un tipo de granulocito y un tipo de fagocito. De igual forma, se debe saber que las células sanguíneas que contiene la sangre está formada por glóbulos blancos (monolitos, linfocitos, neutrófilos, eosinófilos, basófilos y macrófagos), glóbulos rojos (eritrocitos) y plaquetas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *